Escudo

Simbolismos del Escudo de Nuestra Diócesis 

cropped-escudo-obispo-transparente.png

Las Borlas:

En el escudo de un Obispo deben ser verdes con 2×6 borlas verdes, esto nos permite reconocer el grado dentro de la jerarquía que ocupa.

El Sombrero:

Tradicionalmente ha formado parte del escudo episcopal, porque en la antigüedad éste era indispensable para emprender grandes caminatas, que los obispos tenían que realizar como peregrinos para visitar a sus comunidades en la tierra de evangelización, sirve también para protegerse de las inclemencias del tiempo como solo, frió o lluvia.

El Báculo:

La imagen de Jesús, Buen Pastor, hace referencia al cuidado que Él tiene de sus ovejas. Va delante de ellas para conducirlas a los mejores y sustanciosos pastos; pero también camina cercano para defenderlas de los peligros que acechan. El cayado es un instrumento que va muy asociado a la tarea que el pastor tiene que cumplir. De Él se sostiene cuando esta fatigado, con el báculo guía y orienta a sus ovejas, no es para intimidar a sus ovejas, sino para ahuyentar al lobo que pretende aprovecharse de ellas.

La Cruz:

La salvación viene por la muerte de Jesucristo sobre la Cruz. Ella significa en el escudo la dificultad de la tarea que nos es encomendada, asocia precisamente a este misterio de salvación, el cual queremos realizar en nuestra Diócesis. Es parte del escudo, porque se asume plenamente en la vida del Pastor, consiente que la vida se engendra en plena comunión con Nuestro Señor Jesucristo.

La Corona:

Simboliza el triunfo, la Gloria que Dios da a aquellos que le son fieles. Pero siempre ésta pasa por la prueba de la Cruz, sin ella pierde todo su sentido. Aparece en el escudo porque es una motivación que impulsa a trabajar por la construcción del Reino de Dios. No nos empeñamos en vano, sabemos que la recompensa llegará después de las penas de esta vida.

La Pirámide:

Un elemento prehispánico de Teotihuacán que hoy da el nombre a Nuestra Diócesis. Lugar donde floreció una cultura que habitó este valle y que se caracterizó por una fuerte referencia a lo sagrado. El significado de Teotihuacán “Lugar de dioses”, nos recuerda que Jesucristo, el Verbo de Dios, se hizo hombre para que nosotros nos hiciéramos dioses. En este momento histórico, marcado por un fuerte secularismo, tenemos este gran desafía: no perder la referencia a lo divino.

Arcos de Fray Francisco Tembleque:

Los arcos tienen un simbolismo muy especial, razón por la cual han quedado integrados en el escudo episcopal. Se trata de una obra social, pues la intención del Padre Tembleque fue llevar agua a una población, objetivo con el cual se identificó plenamente, pues se considera que la evangelización debe incluir este aspecto, promover a la persona integrándola a que tenga lo necesario para la vida. La promoción de la persona, su dignificación , su pleno desarrollo serán algo prioritario en el ministerio episcopal de nuestro Obispo.

La Estrella:

Está inspirada en el manto de la Virgen de Guadalupe, representa aquí a María quien se hizo presente desde el primero momento del nacimiento de una nueva cultura, como la que dio inicio a la civilización. Hoy su misión sigue tal cual como entonces, a ella queremos consagrar nuestra tarea ministerial, al dar inicio a una nueva Diócesis e invocamos a la Virgen como estrella de la nueva evangelización.

Lema: “Edifiquemos el reino”

Es costumbre que bajo el escudo se ponga un lema, que manifiesta el ideal que el Obispo pretende realizar en su tarea episcopal. Con el lema que se ha escogido, se quiere incitar a quienes formamos esta Diócesis: Obispo, Sacerdotes, Religiosos y fieles laicos, nos comprometemos en construir el Reino de Dios, cada uno desde su ámbito propio.

“Edificar el reino con justicia y paz”